Cómo mejorar mi complexión corporal

¿Cómo mejorar mi complexión corporal?

Tener buena complexión corporal es un tema que a muchas mujeres y hombres les preocupa y no es para menos. Nuestra autoestima y estado de ánimo de alguna manera está ligada a nuestra complexión corporal, y la verdad es que es simple de entender.

¿Qué es la complexión corporal?

Si no te aceptas o te quieres a ti mismo y por cómo eres, lo más seguro es que tiendas a sentirte mal por cómo te ves y sientes. Sin embargo, esto es posible cambiarlo y mejorarlo, solo que hay que saberlo hacer para así evitar desarrollar una parte del cuerpo más que otra, y quedar asimétricos.

Si estás buscando cómo mejorar tu complexión corporal, has llegado al lugar indicado. Sigue leyendo para entender cómo puedes hacer para verte mejor y sentirte bien contigo mismo. Solo ten en cuenta que una vez empiezas no puedes dejarlo, incluso cuando ya hayas cumplido con tu objetivo.

mejorar forma fisica

Para saber cómo mejorar esta parte de ti, obviamente tienes que entender qué significa la complexión corporal. Cada cuerpo es diferente y lo que hagas para mejorarlo puede no servirle a otra persona.

Así pues, la complexión corporal o constitución ósea es la clasificación que se le da a tu estructura esquelética en función de los tamaños del hueso humano. Esto se encuentra estrechamente relacionado con el peso ideal, ya que dependiendo de tu complexión corporal, deberías tener un peso y estatura promedio.

Así pues, quienes tengan una complexión grande, tenderán a ser más pesados debido al tamaño de los huesos y los músculos.

La complexión corporal se divide en tres grandes grupos, los cuales son:

Esto es importantísimo saberlo, ya que dependiendo de tus características físicas,  pertenecerás a alguna de esas categorías. Y junto con ello, la forma de mejorar tu complexión variará mucho de acuerdo al tipo de persona que eres.

Por ejemplo, si eres de complexión mesoforma, tu rutina de ejercicio y tu alimentación serán diferentes de alguien con complexión endomorfas.

Es así como en función de estas tres categorías te explicaremos cómo deberás mejorar tu complexión ósea, sin tener que caer en los típicos problemas que muchos suelen cometer cuando intentan estas mejorar para sí mismos.

¿Cómo saber qué complexión tienes y cómo mejorarla?

Personas endomorfas

Es fácil identificar a estas personas, ya que su complexión suele ser de baja o media estatura y tienden a tener una forma redonda.

Es decir, son gordos o engordan con mucha facilidad sin importar lo que coman y en la cantidad que lo hagan. Aunque hay personas altas que se encuentran en estas características, es menos común.

Lo que las personas endomorfas deberían hacer para mejorar la complexión, son ejercicios de fuerza, esto debido a que se les hace muy fácil generar masa muscular tras la ingesta de las comidas.

Lo recomendable es enfocarse además de los ejercicios de fuerza, con ejercicios cardiovasculares para mantener un equilibrio entre ambas partes.

Por otro lado, también les favorece en gran medida los deportes que requieren de fuerza, potencia y sobretodo equilibrio. Estos deportes logran que la masa muscular se encuentre equilibrada con la cantidad de grasa en el cuerpo.

Personas ectomorfas

Son las personas que son altas y con una contextura delgada, y que por lo general tienden a encorvarse hacia adelante, sobre todos los mujeres altas con demasiado busto. Las personas ectomorfas tienden a tener extremidades largas, les cuesta demasiado adquirir masa corporal y subir de peso.

Algunos expertos aseguran que lo mejor para mejorar la complexión corporal y el aumento de masa corporal es hacer deporte o ejercicios de fuerza, junto con ejercicios de hipertrofia.

Estos en comparación con los de la primera categoría se encuentran en desventaja, puesto que si no se hace los ejercicios de la manera correcta, en lugar de conseguir mayor masa muscular, lo que hará será perderla.

Personas mesoformas

Básicamente, las personas que son mesoformas son los que mejor equilibras y mayores ventajas tienen. Literalmente tienden a tener un cuerpo de atleta pese a no haber hecho ejercicio en su vida o cualquier actividad física.

Por lo que es muy normal que cualquier deporte o ejercicio físico que hagan, terminarán haciéndolo bien. A su vez, tienen la capacidad de controlar su peso cuando hacen ejercicio y no requieren de tantos esfuerzos como los dos anteriores. Pueden recuperar su peso corporal con mucha facilidad.

A este tipo de personas se les recomienda hacer actividades y deportes físicos que requieran combinar tanto la fuerza, como la potencia, equilibrio y demás, es decir, básicamente cualquier deporte que incluya todo lo que hace los endomorfos y ectomorfos.

Por otra parte y pese a las enormes ventajas que tienen las personas con este tipo de complexiones corporales, si no se cuidan tenderán a engordar muy rápido. No a la misma velocidad que un endmorfo, pero si existe la posibilidad de acumulación de grasa.

Antes de mejorar tu complexión corporal con rutinas de ejercicios elaboradas, tienes que conocer qué tipo de cuerpo tienes y qué es lo que debes y no debes hacer. Así podrás aprovechar las ventajas de tu cuerpo y hacer ejercicios y/o alimentarte de la manera adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.